Noche Oscura en Lima – Chapter 23

A las cinco de aquella tarde Carlota Torres, novia del doctor González, hizo una visita a casa de Henry Grant. La casa estaba situada en la calle de San Martelo. Hacia muchas horas que Carlota no tenía noticias ni de su amante ni del señor Grant, y a medida que pasaba el tiempo crecía su temor. Ya no podía quedarse inactiva en casa.

–He pasado todo el día junto al teléfono, señor Grant –dijo Carlota al entrar en el estudio de éste– y no ha sonado ni una vez. ¿Es que usted no tiene nada que decirme?

En los bellos ojos negros de la joven se veía pintado un temor terrible, y a medida que hablaba iban llenándose de lágrimas.

–Si, señorita, sabemos que. . .

–¡Dios le bendiga![1] –interrumpió ella–. ¿Dónde está?

–Siento no poder decírselo, señorita Torres, pero sí puedo decirle dónde estaba anoche . . . y estoy seguro de que está bien de salud. (La segunda parte de esta oración, pronunciada para animar a la pobre muchacha, expresaba una esperanza más bien que una verdad.) Tenga usted la bondad de sentarse. Quiero decirle la que hemos descubierto.

Carlota se sentó, procurando mostrarse más tranquila.

–Usted quiere mucho a Pablo, ¿verdad? –dijo Grant con tierna bondad.

–Le adoro. . . le amo con toda mi alma –respondió Carlota en voz baja–. Hace un año que somos prometidos y vamos a casarnos dentro de dos a tres meses. Sé que usted también le tiene cariño y que le estima mucho, señor Grant. ¿Qué podemos hacer? Usted es hombre de juicio y en este momento cuento con su juicio para. . . Pero usted estaba a punto de decirme algo.

Grant le contó lo de la noche anterior. Le contó también lo que había sucedido por la mañana.

–Cuando entramos en la casa en el Callao –concluyó diciendo– descubrimos que tres hombres habían dormido allí. Había tres camas, las cuales estaban todavía calientes, indicando que los tres se habían levantado poco antes o poco después de llamar nosotros a la puerta de aquella casa. Pero el viejo no podía decirnos adónde se habían ido. Quedé bien satisfecho de que él no nos mentía. Durante todo el día varios hombres han recorrido la ciudad de Lima buscando a ese O’Higgins y a Pablo. Mi amigo Salinas y un muchacho llamado Tomás Cano se han encargado de observar todos los medios de que pudiera valerse O’Higgins[2] para escapar, o por tierra o por mar. Yo mismo he observado con cuidado el campo de aviación. Pedro Suárez, intimo amigo mío, que trabaja en el campo, nos ayuda en esto.

–Vd. no puede figurarse lo mucho que agradezco el servicio que me han prestado Vd. y sus amigos. No lo olvidaré jamás. Con su bondad voy cobrando ánimo –dijo Carlota, sonriendo a través de sus lágrimas.

Era, por cierto, una joven de belleza extraordinaria, y tenía el encanto de un carácter noble en extremo.

En esto sonó el teléfono. Grant se levantó diciend
–Agurdeme un momento.

Medio minuto después exclamó:

–¡Buena suerte! Era Suárez. Dice que un pequeño monoplano llegó a Arequipa esta tarde y que bajaron de él tres hombres. Está seguro de que uno de ellos era Pablo González y otro Bernardo O’Higgins.

Ya estaba de pie Carlota Torres, la boca abierta y los ojos brillantes.

–¿Va usted a Arequipa? –preguntó rápidamente.

–¡Ya lo creo! –respondió Grant.

–Pues bien, yo le acompaño –dijo Carlota resueltamente. Bien sabía Grant que no debía permitirlo. No quería que la hermosa joven expusiera la vida a peligros desconocidos. En cambio, se hacía cargo de que era inútil oponerse a ello, y no podía menos de admirar el espíritu de la muchacha. Además se vio obligado a conceder que ella tenía razón.

–Muy bien –dijo al fin– como Vd. guste.

–¿Cuándo salimos? ¡Que sea pronto, pronto!


[1] ¡Dios le bendiga! May God bless you!

[2] de que pudiera valerse O’Higgins, that O’Higgins might make use of.


Exercises

A. Memorize.

  • campo de aviación – airport
  • contar con – to rely on
  • en extremo – extremely
  • estar bien de salud – to be in good health
  • más bien que – rather than
  • no podia menos de admirar – couldn’t help admiring
  • por cierto – in truth
  • quiere a Pablo – she loves Paul
  • se casa con ella – he marries her
  • tener cariño – a to have affection for
  • tenga Vd. la bondad de – please
  • verse obligado a conceder – to be obliged to concede

B. Prepare to give orally a résumé of chapter 11.

C. Answer in Spanish.

  1. ¿Dónde estaba situada la casa de Grant?
  2. ¿Cuánto tiempo hacia que Carlota no tenía noticias de su amante?
  3. ¿Por qué no podia quedarse inactiva en casa?
  4. Al entrar en el estudio ¿qué le dijo a Grant?
  5. ¿Por qué le dijo Grant que Pablo estaba bien de salud?
  6. ¿Qué dijo Carlota acerca de su novio?
  7. ¿Cómo sabía Grant que los tres hombres habían pasado la noche en el Callao?
  8. ¿De qué se han encargado Juan Salinas y Tomás?
  9. ¿Quién es Pedro Suárez?
  10. ¿Qué dice Grant después de hablar por teléfono con Suárez?
  11. ¿Por qué no quiere Grant que Carlota le acompañe en el viaje a Arequipa?
  12. ¿Qué no podia menos de admirar?

D. Use each of the expressions of A in an original sentence, and translate into English.

Like this content? Why not share it?
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestShare on Redditshare on TumblrShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.