Noche Oscura en Lima – Chapter 21

Estaban a punto de ponerse en camino, cuando llegó Juan Salinas. Éste quedó sorprendido al ver a Tomás.

–Presta atención, Juanito –dijo Grant–. Quiero que oigas lo que acaba de decirme este chico.

Tomás volvió a dar cuenta de su extraña aventura de la noche anterior.

–Hay que acudir en ayuda de Pablo González –dijo Salinas–. De aquí a una hora quizás no le hallemos en el Callao ni en ninguna otra parte.

–Hay tiempo –respondió Grant– puesto que esos tíos ignoran lo que ha sucedido.

A pesar de estas palabras se veía claramente que Grant también consideraba que debían aprovechar los segundos. Antes de salir, sin embargo, abrió la caja de hierro para asegurarse de que el retrato de la madre de González quedaba donde lo había escondido al volver a casa la noche anterior.

–¡Adelante! –dijo al fin– y que la suerte no nos engañe esta vez.

–Y esta vez –dijo Tomás– que no me despida Vd. como si fuera un niño de cuatro años.

Grant se había negado a dejarle acompañarlos la noche anterior, y el muchacho seguía ofendido.

–Tomas, tú vales más que tres hombres, armados y a caballo. Un hombre, quienquiera que sea, se conoce por sus actos –respondió Grant–. Y no te digo nada del deber que tienes de asistir a las clases –añadió sonriendo.

–Cumplo con todos mis deberes, menos ése, señor. Si hoy asistiera a la escuela, no aprendería nada. Además, es temprano y no hay clase a estas horas. Vámonos.

–¿Te parece que era, en efecto, Pablo González? –preguntó Salinas, mientras andaban por la calle.

–Sí, Juan –respondió Grant–. Me fundo en el hecho de que Pablo desapareció casi a la misma hora que el cuadro. Eso no prueba nada, bien lo sé, pero estoy seguro de que Pablo se habria comunicado conmigo si estuviera libre.

Hacía más de una hora que caminaban cuando el muchacho volvió a la izquierda.

–Por aquí, señores. Es la última casa, allí a la derecha. Además de la puerta principal hay otra más pequeña donde yo me escondí anoche.

Era una casa cualquiera. No había nada que la distinguiera de las demás.[1]

Grant subió a la puerta seguido de sus dos compañeros.

–Ahora veremos –dijo. Y dió tres golpes en la puerta.


[1] No habla nada . . . las demás, There was nothing to distinguish it from the others. See note 12.


Exercises

A. Memorize.

  • a caballo – on horseback, mounted
  • a estas horas – at this time of day (night)
  • acudir en ayuda de – to hasten to the aid of
  • asegurarse de que – to make sure that
  • cumple con su deber – he fulfills his duty
  • una casa cualquiera – an ordinary house
  • dar cuenta de – to report on, give an account of
  • de aquí a una hora – an hour from now
  • en ninguna otra parte – anywhere else
  • por aquí, señores – this way gentlemen

B.Prepare to give orally a résumé of chapter 9.

C. Answer in Spanish.

  1. ¿Por qué quería Grant que Salinas prestara atención?
  2. ¿Qué hizo Grant antes de ponerse en camino?
  3. ¿Por qué seguía ofendido Tomás?
  4. ¿Cuánto vale Tomás según la opinión de Grant?
  5. Según Grant, ¿cómo podemos conocer un hombre?
  6. ¿Cumple Tomás con todos sus deberes?
  7. ¿Por qué no asistió a la escuela aquel día?
  8. ¿Qué preguntó Salinas mientras andaban por la calle?
  9. ¿De qué estaba seguro Grant?
  10. ¿Cómo era la casa que buscaban?

D. Use each of the expressions of A in an original sentence, and translate into Spanish.

Like this content? Why not share it?
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestShare on Redditshare on TumblrShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.