Noche Oscura en Lima – Chapter 36

Y en efecto, cuando llegaron a la estación a las ocho de la mañana siguiente allí estaba Inambari. En la mano llevaba una caja muy bonita llena de frutas.

–Para la señorita –dijo inclinándose.

–¡Qué bonita! –exclamó Carlota–. Muchas gracias, Inamban. No le olvidaremos jamás.

Momentos después el tren arrancó de la estación y comenzó a bajar por las montañas con destino a Arequipa. No iba en el tren el compañero de O’Higgins. Grant y González ya le habían entregado a las autoridades del Cuzco.

Los tres amigos llegaron a Arequipa al día siguiente por la mañana. Poco tiempo después subieron a un aeroplano con destino a Lima. Grant había puesto un telegrama a Juan Salinas, de manera que, al bajar del aeroplano en el campo de aviación de Lima, no le sorprendió ver que los esperaban Salinas y Tomas Cano.

Apenas habían bajado cuando Tomás, dejando a Salinas, echó a correr hacia Grant, pero al ver a Carlota se detuvo, quitándose el sombrero.

–Ven acá Tomas. Quiero presentarte al doctor Gonziez –le dijo Grant, y luego dirigiéndose al médico añadió: –Pablo, este muchacho es el detective de quien te hablé hace dos días y a quien debes la libertad. . . y, tal vez, la vida.

–Celebro la ocasión de conocerte, Tomas, y de darte las gracias. ¿Quieres venir a mi casa mañana a las cuatro de la tarde? Necesito hablarte de ciertas cosas y. . .

–Pero señor doctor, yo no he hecho nada. Las gracias debe Vd. darlas al señor Grant.

–No, Tomás, –dijo Grant– sin tu ayuda dudo que hubiéramos encontrado al doctor González. Te aconsejo que vayas a verle mañana.

–Como Vd. quiera, señor Grant. Y ahora, si Vds. me lo permiten, vuelvo a la escuela.

–¿A la escuela? Pero yo creía que no te gustaba la escuela.

–Eso era cuando pensaba hacerme soldado –respondió Tomás.

–¿Y ahora?

–Ahora estudio. Para ser buen detective hay que saber muchas cosas, ¿no es verdad?

–Tienes razón, Tomás –dijo González–. Sigue estudiando. Es preciso que te prepares bien para la universidad. Pero de eso hablaremos mañana.

Mientras tanto Salinas hablaba con Carlota.

–Como era de esperar[1] –le dijo– sus padres de Vd. no estaban lejos de volverse locos, al saber que su hija había salido de Lima en un aeroplano. Yo les dije que Vd. no corría peligro alguno y que podría ayudar al señor Grant. Hablé con ellos largo rato y al fin quedaron tranquilos. Ellos no saben que Vds. han vuelto.

–Mil gracias, señor Salinas –dijo la muchacha, y luego, dirigiéndose a González, pidió que la llevase a casa inmediatamente.

–¡Un momento! –exclamó Grant–. Antes de poner término a este asunto, es preciso que vayan conmigo a mi casa. Y tú, Juanito, ¿quieres venir con nosotros?

noche oscura en lima image

–Naturalmente.

Poco después Salinas, Pablo y Carlota se hallaron sentados en el estudio de Grant. Éste, después de sacar algo de la caja de hierro, había entrado en otro cuarto. Tardó más de media hora en volver al estudio. Cuando al fin apareció tenía en una mano el retrato y en la otra una hoja de papel. Sonreía con triunfo.

–Tu tío Antonio –dijo, dirigiéndose a González– tenía más artes aún que O’Higgins. Mira.

Y puso un papel sobre la mesa.

–Es . . . es un mapa –dijo Carlota.– ¿Dónde lo halló Vd.?

–Acabo de hacerlo –respondió Grant–. Antes de dejar el Cuzco compré un mapa de la parte del Peru que hemos visitado. Sobre él puse este papel blanco y trace estas líneas para indicar los ríos.

–¡Enrique! –gritó González, quien miraba el retrato de su madre– esas líneas son iguales a las de. . .

–Precisamente. Y ahora dame el retrato.

Grant puso el retrato en la mesa y sobre él la hoja de papel.

–Mira. Los ríos que he trazado corresponden perfectamente a las líneas de la rosa incompleta que tu madre lleva en el pelo.

–¡El mapa . . . la rosa misma es el mapa! –exclamó Juan Salinas.

–Aquí –dijo Grant, señalando las líneas– están los ríos Urubamba y Paucariambo; aquí los tres ríos pequeños que se unen para formar el Madre de Dios[2] aquí tienen Vds. las montañas . . . todas ellas, claramente indicadas en la rosa pintada por Antonio. Aquí a la derecha en el centro de este espacio en blanco hay un punto de color, tan reducido que apenas puede verse.

–Será el punto donde Antonio tiene escondido el oro –dijo Carlota.

–¡Precisamente! –exclamó González dando un golpe en la mesa– y cuando el juez haya puesto término a las acciones de ese maldito compañero de O’Higgins, haremos otro viaje a las montañas.

Al salir de la catedral al día siguiente por la mañana, después de oír misa, Pablo le dijo a Carlota:

–Dime, reina mía, ¿cuándo nos casamos? ¡Que sea pronto!

–Si, que sea pronto –respondió Carlota–. Hoy mismo hablaremos con mis padres y mañana iremos a ver al señor cura.


[1] Como era de esperar, As was to be expected.

[2] The river Madre de Dios rises high in the Peruvian Andes and flows into Bolivia, where it joins the Rio Madeira. The Rio Madeira in turn empties into the Amazon. Thus the waters of the Madre de Dios, which start within 300 miles of the Pacific, finally reach the Atlantic Ocean after a course of more than 2,000 miles. The Amazon itself is nearly 3,000 miles in length. A river this long in the United States, and flowing in the same direction as the Amazon, might rise in Wyoming and empty into the Atlantic beyond Washington, D.C. The combined Mississippi and Missouri, however, make a water course nearly a thousand miles longer than the Amazon.


Exercises

A. Memorize.

  • con destino – a bound for
  • es de esperar – it is to be expected
  • espacio en blanco – blank, blank space
  • me quito el sombrero – I take off my hat
  • mientras tanto – meanwhile
  • poner término a – to end, put an end to

B. Prepare to give orally a résumé of chapter 23.

C. Answer in Spanish.

  1. ¿Qué dijo Carlota al recibir la caja de frutas?
  2. ¿Por qué no iba en el tren el compañero de O’Higgins?
  3. ¿Qué había hecho Grant antes de salir de Arequipa?
  4. Al verlos bajar del aeroplano, ¿qué hizo Tomás?
  5. ¿Qué dijo Grant al médico cuando le presentó a Tomás?
  6. ¿Qué le preguntó el medico a Tomás?
  7. ¿Qué les habla dicho Salinas a los padres de Carlota?
  8. Al llegar a casa de Grant, ¿qué hizo éste?
  9. ¿Cuando volvió a entrar en el estudio, que llevaba en las manos?
  10. Explique Vd. lo del mapa.
  11. ¿Qué dijo Pablo González de otro viaje a las montañas?
  12. ¿Cómo termina el cuento?

D. Use each of the expressions of A in an original sentence, and translate into English.

Like this content? Why not share it?
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestShare on Redditshare on TumblrShare on StumbleUpon

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.