Noche Oscura en Lima – Chapter 10

Uno de sus libros estaba en el suelo. Estaba abierto. Grant cogió el libro y vió que el ladrón había arrancado una página, dejando solamente un pequeño pedazo de la parte superior. Observó que era un mapa. El titulo del libro era la Historia del Peru’. Se acordó de este mapa. Mostraba partes del Peru llamadas Arequipa y Cuzco.[1] Varios días antes había trazado parte del mapa en una hoja de papel, indicando con una línea roja un viaje que pensaba hacer desde el Cuzco. La hoja había desaparecido con el mapa.

Grant voivió a acostarse, pero no pudo dormir. Siguió pensando en el mapa y en el ladrón. ¿Por qué había sacado del libro ese mapa? ¿Por qué no había sacado más que uno? ¿Por qué había escogido ese individuo el mapa de Arequipa de entre los muchos que contenía la historia? Y, finalmente, ¿por qué se había llevado la hoja de papel? Al fin se durmió.

Cuando se despertó hacia las ocho de la mañana siguiente, había un sol brillante. Sus rayos, entrando por la ventana que daba a la calle, caían sobre la cama. Grant se levantó, se vistió rápidamente, y después de tomar café y un par de huevos, salió a la calle. En el cielo quedaban algunas nubes, pero eran pequeñas y blancas. El aire era seco, fresco, casi frío.

“En la América del Norte,” pensaba Grant, “es la primavera.[2] Los jardines están llenos de flores y los árboles van cubriéndose de hojas verdes. Aquí en el Peru pronto vendrá el invierno. Pero aquí el invierno es distinto.”

Grant andaba por la calle buscando cafés. Al encontrar el cuerpo de Manuel había notado un fuerte aroma de vino. Esto indicaba que el muchacho había pasado un rato en algún café. Por eso Grant se determinó a visitar los cafés de Lima uno tras otro hasta dar con el que le había vendido el vino a Manuel. Deseaba hacerle algunas preguntas al dueño de ese café. “No sacaré nada en limpio,” pensó Grant, “pero vale la pena probarlo. Preguntaré si le vió alguien.”

En el primer café una muchacha estaba limpiando las mesitas. Grant describió al desgraciado mozo.

–¿Estuvo aquí anoche, señorita? –preguntó.

–No, señor, no le he visto nunca –respondió la muchacha.

Entró en otro café e hizo la misma pregunta. La respuesta fué poco más o menos igual. No habían visto a Manuel. Pero en el tercer café el dueño respondió:

–Sí, señor, el muchacho estuvo aquí anoche. Estoy seguro. Se bebió tres o cuatro vasos de vino. Yo mismo se los serví.

–¿Le acompañaba, quizás, alguna persona? –preguntó Grant.

El dueño se echó a reir.

¡Ah, no señor! En el café no había más que dos personas. Es decir, además del muchacho. Eran unos tíos raros. El muchacho los convidó a tomar algo con él, y ellos. . . no le miraron siquiera. ¡Qué tíos más raros!

–¿Se quedaron mucho tiempo después de la salida de Manuel?

–No, señor, salieron en seguida, dejándome un sol. . . ¡y resultó que el sol era falso! –dijo el dueño echándose a reír otra vez.

–¿Cómo eran esos tios? ¿Puede Vd. decírmelo?

–¡Seguro! Me fij é bien en ellos, porque eran. . .

–Si, ya lo sé, porque eran unos tíos raros –dijo Grant interrumpiéndole.

–Precisamente. Pues, uno de los hombres era alto. Tenía la nariz larga y la boca estrecha. Pero lo que me llamó más la atención. . . digo, lo que noté particularmente era que el hombre tenía los ojos muy pequeños. En mi vida he visto ojos tan pequeños.

–¿Y el otro? –preguntó Grant.

–El otro era un hombre bajo. Tenía la cabeza redonda, el pelo corto y rojo.

–Muchas gracias –dijo Grant– y haga el favor de aceptar estos seis soles. Le aseguro que no son falsos.


[1] Arequipa and Cuzco are two “departments” of Peru. Politically the country is divided into twenty-one departments and two littoral provinces. Each of the departments contains a number of political subdivisions or provinces, corresponding roughly to counties in one of our states.

[2] Lima is some twelve degrees south of the equator. Since it is in the southern hemisphere, its seasons are the reverse of those in the United States. When it is summer here, it is winter there, and vice versa. The contrasts are not as extreme as those to which most of us are accustomed, however. Palm trees and other semitropical plants abound in Lima.


Exercises

A. Memorize.

  • convidar a tomar – to invite to take
  • dar con – to come upon, find
  • dormirse – to fall asleep
  • echarse a reir – to begin to laugh, start to laugh
  • hacer un viaje – to take a trip
  • hacia las ocho – about eight o’clock
  • hay sol – the sun is shining
  • llevarse la hoja – to take along (carry off) the sheet
  • no . . . más que – only
  • sacar en limpio – to clear up, come to a conclusion
  • valer la pena – to be worth while

B. Use each form in a short sentence. (These are transitive verbs.)

  1. acostaba
  2. se acuesta
  3. duerme
  4. se durmió
  5. levantó
  6. se levantaron
  7. llamamos
  8. me llamo
  9. llevaré
  10. me llevé
  11. mueve
  12. se moverá
  13. niego
  14. me negué
  15. pondrán
  16. nos pusimos
  17. sentar
  18. me siento
  19. sentía
  20. se sintió

C. Translate.

  1. I drew the map several days ago.
  2. I was thinking of taking a trip, but now it isn’t worth while.
  3. A friend had invited me to dine with him.
  4. I spent the night at my friend’s home.
  5. We got up early that morning.
  6. The sun was shining and the birds were singing.
  7. About ten o’clock I took leave of my friend.
  8. In the street I met Paul González’s servant.
  9. For a long time I had desired to ask him a few questions (see note 6).
  10. But I didn’t clear up anything.
  11. I went home, sat down, and began to read a book.
  12. I was surprised on seeing that someone had torn out a page.
  13. Then I discovered that the thief had carried off the map too.
  14. I went to bed early that night, but I didn’t sleep well.
  15. It must have been two o’clock when at last I fell asleep.
  16. Last night I went to see the proprietor of the café.
  17. He said there were only two persons in the café, besides Emmanuel.
  18. "What strange guys!" he exclaimed.
  19. Then he began to laugh.
  20. He assured me that one of them had a round head and that he had short red hair.
Like this content? Why not share it?
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestShare on Redditshare on TumblrShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.