Noche Oscura en Lima – Chapter 18

Momentos después se oía un gran ruido. Parecía que la casa misma se estaba cayendo. El ruido venía del cuarto donde estaba encerrado Henry Grant. Este iba echando al suelo una tras otra todas las cosas que alcanzaban sus manos.

El de la cabeza redonda corrió a la puerta, seguido del enorme perro negro. “Ese diablo está destruyéndolo todo,” decía mientras buscaba el ojo de la llave para abrir la puerta. Al abrirla gritó:

–¡Basta! Déjese de eso![1] Si no. . .

No acabó la frase. Desde la más alta de las cajas que estaban en la mesa, Grant se arrojó sobre su enemigo. Y al mismo tiempo tiró al fondo del cuarto la carne. Apenas había dado en el suelo cuando el perro, saltando por encima de los dos hombres, cayó sobre ella. Entre el perro y la puerta el suelo estaba cubierto de cajas y otros objetos, todos hechos pedazos, y todo el cuarto estaba lleno de polvo.

De un salto Grant se puso fuera del cuarto, y en un abrir y cerrar de ojos el enemigo se encontró encerrado. Por fortuna, había dejado ha llave puesta y ahora la tenía Grant.

–Vd. está loco, señor Grant. No ha debido meterse en este asunto y le aseguro que va a sentirlo mucho –dijo el hombre a través de la puerta.

–¿Por qué no grita Vd., para que acuda su amigo?[2] ¿Es que no está en casa? –preguntó Grant.

El hombre no contestó inmediatamente. Por fin, dij
–Señor Grant, yo me llamo Bernardo O’Higgins.[3] Soy hombre de bien y. . .

noche oscura en lima image

–Y yo me llamo Alfonso el Sabio[4] –dijo Grant rompiendo a reír.

–No se ría de mí, señor. Soy hombre humilde. Confieso que no he procedido justamente con Vd., y lo siento en el alma. Hagamos las paces, perdóneme y abra la puerta. Luego Vd. puede disponer de mí como guste.

“A ese tío le parece que soy un inocente,” pensó Grant. Sin embargo, respondió:

–Si Vd. quiere decirme dónde está Pablo González, tal vez vuelva más tarde a ponerle en libertad.

–Le juro, señor Grant, que no sé dónde está, pero le aseguro que. . .

–Adiós, amigo mío –dijo Grant alejándose.

Reconoció todas las habitaciones de la casa. Tenía vivas esperanzas de encontrar en alguna de ellas al medico, pero no había nadie. En una sala grande, cuyas ventanas daban al camino, notó Grant que alguien había pegado fuego a unos papeles. El fuego estaba enteramente apagado y quedaban algunos papeles a medio consumir.

Grant se puso a examinarlos. Pronto sus ojos quedaron fijos en un pedazo de papel. Era el retrato de una hermosa dama. Faltaba la parte inferior, pero quedaba sin daño alguno la cabeza, y en el pelo se veía una rosa; mejor dicho, media rosa.

No había duda. Era el retrato de la madre de su amigo. Al fin lo había encontrado. Lo guardó, y con la cabeza llena de pensamientos tristes salió de la casa.

Al encontrarse de nuevo en el camino, vió que un hombre corría hacia él. Era Juan Salinas.

–¡A Dios gracias! –exclamó conmovido Salinas, abrazando a su amigo–. Creía que te habían llevado en ese coche. Quise seguirlo, pero. . .

Grant cogió del brazo a su amigo.

–¿Quieres decir que en el coche iba una persona contra su voluntad?

–Sí. Los vi arrastrar hasta el coche a un hombre, pero no acerté a reconocerle. Sospechas que. . .

–Desde luego. Sospecho que era Pablo González. Pablo estuvo en aquella casa y yo me escapé . . . tarde –dijo Grant, y las palabras parecían ahogarle–. Ahora mismo –continuó– ese tío me las va a pagar todas.[5] Vamos.

Volvieron a la casa y se dirigieron al cuarto donde Grant había dejado encerrado al señor O’Higgins. Quedaron asombrados al ver que la puerta estaba abierta. ¡El pájaro había volado! El perro negro volvió la cabeza para mirarlos, presentándoles una cara fea, la boca abierta y la lengua fuera. Luego siguió comiéndose la carne sin hacerles caso.


[1] Déjese de eso! Stop that!

[2] para que acuda su amigo, in order that your friend may come to the rescue. The subjunctive is used in adverb clauses to express purpose.

[3] Bernardo O’Higgins (1776–1842) was the son of Ambrosio O’Higgins, Irish Governor of Chile from 1788 to 1796. Bernardo O’Higgins served under José de San Martin in the liberation of Chile (1818). He was dictator of Chile from 1817 to 1823, when he retired to an estate in Peru. Grant’s amusement is similar to that which we in the United States might feel if someone announced, “My name is Christopher Columbus.”

[4] Alfonso (the Wise), king of Castile and León (1252–1284), though unsuccessful as an administrator, was responsible for making his kingdom the center of artistic and intellectual activity. Under his guidance were compiled such famous works as the Cantigas de Santa María (a collection of some four hundred poems written in Galician, some of which are attributed to Alfonso himself), Las Siete Partidas (a codification of the laws of Castile), and La Crónica General (a history of the world, beginning with the deluge and ending with the reign of his father, Fernando III).

[5] ese tío . . . todas, that guy is going to pay me for everything.


Exercises

A. Memorize.

  • lo siento en el alma – I regret it with all my heart
  • más tarde – later (on)
  • mejor dicho – rather
  • meterse en – to meddle in
  • momentos después – a few moments later
  • pegar fuego – a to set fire to
  • poner en libertad – to set free
  • por encima de – over
  • por fortuna – fortunately
  • tener vivas esperanzas – to have great hopes
  • ¡A Dios gracias! – Thank Heaven!
  • a medio consumir – half consumed
  • de un salto – in one leap
  • dejar la llave puesta – to leave the key in the lock
  • desde luego – of course
  • destruirlo todo – to destroy everything
  • el ojo de la llave – the keyhole
  • en un abrir y cerrar de ojos – in the twinkling of an eye
  • hacer las paces – to make peace
  • hombre de bien – honest man

B. Subjunctive in adverb clauses (to express purpose, negative result, a future event or state, and concession, unless the concessive clause states a fact). Translate and indicate the type of dependent clause illustrated.

  1. I shall give you the money as soon as you set me free.
  2. Don’t drink the water until (hasta que) it is cold.
  3. He shouted in order that his friend might come to the rescue.
  4. He will not give us the map, even if (aunque) he has it.
  5. Although he has the map, he will not give it to me.
  6. Salinas had returned without (sin que) Grant’s knowing it.
  7. Give him the key in order that he may open the door.
  8. I shall hand it to him when he returns.

C.Use each of the expressions of A in an original sentence, and translate into English.

Like this content? Why not share it?
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInBuffer this pagePin on PinterestShare on Redditshare on TumblrShare on StumbleUpon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.